Calle de las Capuchinas

Calle 16 de Septiembre 900

Página 62 (Vol. I)


La portada del templo conventual de San Joaquín y Santa Ana está conformada por dos cuerpos: el primero presenta un arco trilobulado que permite el acceso al interior y el segundo está ricamente ornamentado con elementos en argamasa. Al interior del templo se venera la imagen del “Niño cieguito” que, según cuenta la leyenda, pertenecía a una monja capuchina de Morelia. Un día, la figura fue objeto de un intento de robo donde pretendieron quitarle los ojos, por lo que la imagen comenzó a sangrar para evitar la profanación. Años más tarde, la monja  regaló el “niño” a su hermano, el sacerdote encargado del templo conventual de San Joaquín y Santa Ana en Puebla, por lo que la pieza se conserva ahí hasta nuestros días. La estampa en la fachada norte del templo se conserva en las mismas condiciones registradas en el libro; tan sólo se añadió, en la parte inferior a la estampa, una placa con  la leyenda “Venid y adoremos al Sagrado Corazón de Jesús Víctima de Caridad. La Iglesia en su Oficio”.

Ubicación