Calle de San Cristobal

Calle 4 Norte 600

Página 394 (Vol. I)


Las torres del templo de San Cristóbal, destruidas durante el sitio que vivió la ciudad en 1856, fueron reconstruidas casi cien años después (entre 1951 y 1958) bajo la supervisión del Ing. Felipe Spota Marchesa y de la mano del escultor Jesús Corro Soriano. Por su factura reciente, desde entonces, se les denominó como “torres niñas”. En 1966, la Fundación Jenkins con asesoría del Instituto Nacional de Antropología e Historia rescató la imagen de la iglesia (junto con los templos de San Marcos y Guadalupe). En este proceso se demolió el anexo de dos niveles de la fachada sur, con lo que se recuperó la portada lateral de cantería. Con el despeje del área se generó una amplia acera sobre la cual, ocasionalmente, se instalan algunos puestos de artesanías y comida típica.

Ubicación