Calle del Obispado

Calle 16 de Septiembre 500

Página 273 (Vol. 1)


La Casa del Deán, ubicada en el número 505, fue severamente afectada en su estructura cuando la Compañía Impulsora de Cines Independientes, S.A., demolió en 1953 parcialmente su fábrica para construir unas salas cinematográficas, pese a que se conocía la existencia de una serie de pinturas murales al temple del siglo XVI, consideradas las únicas de este tipo en el país dentro del ámbito civil. La destrucción de la casa fue detenida gracias a la intervención de Manuel Toussaint, Frida Kahlo, Diego Rivera, Juan O’Gorman y, principalmente, Efraín Castro y Pablo Ramón Loreto. Gracias a su activismo, el gobierno expropió la fachada principal y las dos salas que aún quedaban, aunque en el actual plano catastral el inmueble todavía aparece dentro un solo lote junto a los cines. En 1984 el INAH obtuvo la custodia del inmueble y lo convirtió en un museo, donde es posible apreciar las pinturas con los temas de “La cabalgata de las Sibilas” y “Los Triunfos”. Las pinturas fueron objeto de un proceso de restauración entre los años 2009 y 2010, cuando también se intervino la fachada. La portada de cantería gris se mantiene intacta y a un lado se colocó una placa a la memoria del filántropo Antonio Cal. En el zaguán, una escultura del deán es quien recibe a los visitantes. El resto de las dependencias en la planta baja se encuentran ocupadas por locales comerciales y el inmueble de la vuelta, sobre la 7 Poniente, sigue funcionando como cine, pero operado por la cadena Cinemex. La estampa que presenta Leicht en el mismo apartado, forma parte del conjunto del Palacio Episcopal, hoy oficina de Correos y Telégrafos, el cual fue expropiado en los años 60 del siglo XX para ser utilizado como Palacio de Gobierno, plantel escolar y, más tarde, oficinas de tránsito. El tablero de mayólica, que muestra un jarrón de azucenas, se encuentra íntegro y corresponde al acceso por la avenida 5 Oriente, actual Tesorería de la Federación; del lado de la calle 16 de Septiembre se encuentra otro de san Miguel Arcángel, similar al que aparece en el lado interior del arco de acceso al atrio de Santo Domingo.

Ubicación