Portal de Hidalgo

Avenida Juan de Palafox y Mendoza I

Página 320 (Vol. I)


Durante el siglo de la Conquista, los ayuntamientos de las nacientes ciudades promovieron ante la Corona la asignación de un escudo de armas como símbolo de identidad dentro de la nueva realidad social y urbana. Leicht en su libro refiere específicamente varias imágenes del escudo de armas de la ciudad de Puebla, los cuales están ubicados en diversos monumentos históricos. Uno de estos escudos se encontraba en el puente de Motolinía o Bubas, que fue cubierto con el entubamiento del río de San Francisco, perdiendo su visibilidad. Actualmente es posible apreciar una imagen similar en el interior de una de las salas de visita a los vestigios del puente, aunque posiblemente se trate de una réplica, pues se sabe que el original fue sustraído durante las obras y el relieve actual contiene una inscripción inferior diferente a la imagen antigua. Otro escudo de la ciudad se encuentra en la fachada del edificio de la antigua Alhóndiga, sobre la avenida 2 Oriente. El diseño difiere del ejemplo anterior, pues los ángeles no están inscritos dentro del blasón, sino colocados como elementos tenantes fuera de su perímetro, además del cambio del castillo por la catedral con sus torres. Materialmente, el escudo y el yelmo son piezas labradas en piedra, mientras que los putti están fabricados con argamasa. Un escudo más es posible ver en la fachada del templo de San Francisco, posiblemente colocado ahí por tratarse de la orden fundadora de la ciudad. La exposición a los agentes del clima y la actual contaminación han propiciado deterioro en la pieza, en detrimento de la definición de los bordes de las imágenes. Pese a ello aún es posible vislumbrar la composición completa que, como en la antigua Alhóndiga, muestra a los ángeles como figuras tenantes del escudo. La adición de las calaveras, en la parte inferior, tal vez refiera al rasgo ascético de los hermanos menores. La fachada norte del Arco de Loreto, que enmarca el acceso al centro de la población por la actual calzada de los Fuertes, también contiene, en la parte superior derecha, una representación del escudo de armas de la ciudad. En esta imagen los motivos no se encuentran delimitados por un blasón sino que simplemente se plasmaron un par de ángeles sosteniendo una torre de tres cuerpos con remate. Es importante mencionar que con las diversas intervenciones de mantenimiento las figuras han perdido definición. El último ejemplo del libro se encuentra en la fachada frontal del Teatro Principal que, al igual que el ejemplo inmediato anterior, carece de límites definidos salvo por los de la propia pieza de cantería. El estado de conservación es malo, pues son visibles señales alarmantes de deterioro con la pérdida de definición de las figuras, sobre todo las de los ángeles. El interior del Palacio Municipal tuvo graves daños con el sismo de 1999, donde resultaron afectados los corredores de la crujía sur tras el colapso de un largo tramo de pináculos y balaustrada sobre las losas de cubierta. La acumulación espontánea de todos estos elementos originó una sobrecarga sobre el sistema de viguetas y láminas metálicas que ya presentaban problemas de corrosión. El relieve de “El Trabajo, la Industria y las Artes” que se encuentra justamente en esta sección, afortunadamente resultó ileso de los impactos mecánicos de las piezas durante su colapso. Dentro de las tareas de rescate del inmueble, las intervenciones contemplaron la reconstrucción de las cubiertas y losas de entrepiso, incluyendo la reintegración de la ornamentación en yesería de los plafones. Los registros de estos trabajos revelaron que para esos momentos, el relieve del pasillo ya había recibido un tratamiento en su superficie que propició el cambio de color blanco a tonos más oscuros. El edificio del Palacio Municipal de Puebla cumple muchas funciones administrativas. Al interior, además de las dependencias del H. Ayuntamiento, el patio es usado para diversos actos públicos, entre los cuales destaca la instalación de una ofrenda monumental durante las celebraciones del Día de Muertos. Sobre el portal, los locales pegados al Pasaje son utilizados como galería de arte y los inmediatamente contiguos, cercanos al acceso principal, constituyen la vestibulación al Teatro de la Ciudad. Las accesorias situadas después de la puerta al Palacio funcionan como la biblioteca pública “Salvador Cruz Montalvo”, especializada en textos sobre la ciudad de Puebla; los siguientes locales brindan servicios turísticos por parte del Ayuntamiento y los últimos, que ya corresponden a una propiedad privada con acceso desde el portal, son utilizados como sucursal del banco Santander. Frente a los portales del Palacio Municipal, en ambos extremos, se instalaron fuentes con chorros desde el piso que se iluminan en la noche; al centro se colocaron astas con la bandera de México y otra con el escudo de armas de la ciudad de Puebla. Hacia el oriente existe, desde el 2008, una maqueta de bronce de una sección del centro histórico realizada por el escultor Pablo López. En la esquina del Palacio Municipal y la calle 2 Sur hoy puede verse la placa con el nombre de la avenida “Gral. Maximino Ávila Camacho”, antes de que cambiara a la denominación de Juan de Palafox y Mendoza en 1996.

Ubicación